Una flecha/Preguntas

Entrevista con Melina Bronfman

Gurú de la crianza con apego y maestra de doulas, sus cursos Mater Pater se hicieron célebres entre padres y madres por la claridad de los conceptos que transmite a la hora de cuidar, alimentar y poner límites a niños y niñas.

 

¿Por qué decidiste estudiar cuestiones relacionadas a la crianza?
Primero como musicoterapeuta y luego como terapeuta corporal, siempre me encontré con situaciones con adultos que había que revertir con mucho trabajo cuando en realidad hubiera sido mucho más económico y placentero no haber sido sometido a experiencias que llevaran a desarrollar patologías, como los partos traumáticos o el hecho de no haber sido amamantadx. Ahí fue cuando decidí dedicarme a prevenir en los niños, en los bebés, en el recién nacido y eso fue lo que hizo que finalmente tomara la decisión, fue como una decisión del adulto al niño, de afuera hacia adentro y me llevó varios años entenderla.

¿En qué se basa la crianza con apego?
La crianza con apego en realidad es una crianza fisiológica, es decir que se centra en las necesidades del bebé que son indiscutibles, sus deseos son necesidades básicas que no solamente lo alivian sino que lo organizan saludablemente, dan cuenta de sus percepciones o le confirman que sus percepciones son correctas.

¿Por qué pensás que hay tanta gente que la critica?
La gente la critica porque se ha desviado justamente la cultura de la fisiología. Hay culturas que separan a los bebés recién nacidos de sus madres, que obligan a las madres a desechar el calostro. Hay culturas que practican la circuncisión femenina, también la masculina que es un poco menos traumática pero de todas maneras lo es. La fisiología siempre fue igual en los seres vivos, son mecanismos de regulación que lo mantienen vivo y saludable, cuanto más entendamos esos mecanismos más saludables somos. Es bastante fácil de entender desde este punto de vista, pero las generaciones anteriores ven a las generaciones más jóvenes haciendo cosas diferentes y entonces ahí viene la pregunta: ¡Pero si yo lo hice distinto a como lo estás haciendo vos, alguien lo está haciendo mal y yo no quiero ser el que lo hizo mal! Entonces sos vos! De ahí viene la crítica. Además, probablemente ese adulto que critica a ese joven que está maternando o paternando actualmente seguro que fue muy obediente de su pediatra y su pediatra le dijo quizás una aberración pero él con mucho esfuerzo cumplió, porque cada vez que hacemos cosas en contra de la fisiología los bebés se encargan de demostrártelo llorando mucho, enfermándose mucho, etc. Entonces todo es muy esforzado, todo lo que el adulto tiene que hacer es tremendamente esforzado, cien veces más, mil veces más. Entonces, obedecer lo que dice un pediatra con todo el esfuerzo que significa además padecer las consecuencias de ese acatamiento implica también una gran valoración por ese esfuerzo. No vas a echar por tierra todo mi sacrificio de tantos años, no? Esto origina que actualmente los adultos mayores critiquen a quienes están llevando a cabo una maternidad y una paternidad más centrada en las necesidades del niño.

¿Por qué pensás que se dejó de criar en tribu? ¿En qué afecta eso a los bebés/hijos?
Se dejó de criar en tribu porque nos hemos aislado demasiado, creo que la vida laboral/profesional provocó esto, porque si las mujeres debemos salir a trabajar ya no tenemos tiempo de juntarnos, a duras penas da tiempo a volver a la casa y ocuparse lo poco y mal que una se puede ocupar de la casa con todo el cansancio acumulado y además teniendo un niño pequeño o varios. Las mujeres empezaron a valorarse por su injerencia o inserción en el mercado laboral y profesional y por lo tanto empezaron a desvalorizar su rol maternante porque eso no permite ganar nada de dinero pero ahora se están revalorizando nuevamente porque están pudiendo ver el valor que tiene la crianza fisiológica en cuanto a resultado en la salud, obviamente la satisfacción emocional es infinita pero desde el punto de vista netamente económico (ya que eso es lo que está puesto en evaluación) ahora ya se sabe que por cada dólar de tiempo o de lo que sea invertido en el niño trae como ganancia a futuro unos 16 dólares de los cuales 9 se vuelven a reinvertir o sea que es algo totalmente sustentable y además con altísimos beneficios. Lo que una madre en un niño a largo plazo si pudo amamantarlo, criarlo con apego, ve que es un niño muy seguro y probablemente prescinda de cualquier cantidad de terapias a las que hoy en día los niños se ven sometidos, y si tuvo una lactancia fisiológica probablemente no haya desarrollado enfermedades metabólicas, diabetes, obesidad, probablemente no lo tenga que llevar a ortodoncia porque el niño tiene una dentadura perfectamente regulada de acuerdo al desarrollo óseo por el trabajo de los músculos de la cara. Entonces finalmente tampoco necesita tanto dinero para criar y tiene resultados en salud y emocionales de altísima calidad.

 

>>>

Melina Bronfman es doula, terapeuta corporal y musicoterapeuta. Creadora del espacio Mater (Pater). Conductora del programa de radio ¨Parejas, hijos y rock Nroll¨.

Foto/Nadia Lawsky. Su trabajo se puede ver en http://eldialibre.tumblr.com/